Oedipus And The Sphinx   Project Gutenberg EText 14994

El enigma de la Esfinge

La semana pasada os propusimos un enigma para resolver: “En la planta baja de una vivienda hay tres interruptores iguales. Pero sólo uno de ellos controla la lámpara que está en el ático. Puedes manipular los interruptores todas las veces que quieras, pero solo puedes subir las escaleras una vez para comprobar si la lámpara está encendida o apagada. Además, desde la planta baja es imposible saber si la luz está encendida o apagada. entonces, la pregunta es: ¿cuál es el interruptor que está conectado con la lámpara?”

Y se acabó el tiempo para resolverlo.

Lo que hay que hacer es encender el interruptor A durante unos cinco minutos y luego apagarlo. Después se enciende el interruptor B y se sube rápido hacia el ático. Si la lámpara está encendida, el interruptor B será el correcto. Si la bombilla está apagada pero caliente, será el interruptor A. Y si está fría y apagada, será el interruptor C.

¿Lo resolviste? Ahora que sabemos la repuesta parece muy sencillo, ¿verdad? Recuerda que para resolver enigmas tienes que desarrollar la lógica al máximo.

El origen de los enigmas es milenario. Uno de los más conocidos es el enigma de la Esfinge. Según el mito, ésta era un monstruo con rostro de mujer; pecho, patas y cola de león; y alas de ave.  La Esfinge se estableció en una de las montañas de Tebas, y desde allí devoraba a todas las personas que pasaban a no ser que resolvieran los enigmas que les proponía. El más famoso era: ¿Cual es el ser que anda primero con cuatro patas, luego con dos, y después con tres? La respuesta es el Hombre, ya que gatea cuando es niño, camina con las dos piernas de adulto y anda con un bastón cuando es anciano.

Según cuenta la leyenda, nadie resolvió sus enigmas excepto Edipo. La Esfinge, vencida por éste, se suicidó lanzándose al vacío desde lo alto de una roca.

En los escape rooms, como el nuestro, tienes un tiempo limitado para averiguar los enigmas propuestos. ¿Te atreves a resolverlos? Más información en el siguiente enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *